Educación financiera, ahorro e inversión para gente corriente

El banco no es tu amigo

116 0

¿A quién acudes cada vez que quieres un consejo financiero? La mayor parte de los Españoles tienen la mala costumbre de usar a los bancos como sus principales consejeros financieros; sus amigos, la gente lista, trajeada y educada que les ayudará a gestionar mejor su dinero. ¿Recordáis la estafa de las preferentes? ¿O las hipotecas subprime (basura)? En la mayoría de casos el responsable final de estas catástrofes fue el banco. ¿De verdad sigues pensando que el banco está para ayudarte?

Los bancos son empresas

El banco es una empresa como otra cualquiera, y como tal, su tarea es generar dinero y valor para sus dueños y accionistas. La tarea del banco no es ayudarte a gestionar tu dinero ni que obtengas mayor rentabilidad con él, ni recomendarte los mejores productos financieros para ti. Todo lo contrario: la tarea del banco es generar beneficio contigo, a veces de formas incluso poco éticas (recordemos las preferentes de nuevo).

Veamos: ¿acudirías a una marca de coches a preguntarle qué coche deberías comprarte? Es obvio que si vas a un concesionario de Citroen no te van a recomendar un Peugeot. ¿Por qué entonces no hacemos lo mismo con los bancos? Si vas a un banco no te van a recomendar los productos financieros que mejor se adapten a ti, sino que te van a recomendar los productos financieros que mejor se adapten a ellos y que por supuesto les generen beneficio. Es de cajón: un banco es una empresa y tú eres su cliente.

Los bancos no velan por tus intereses

¿Crees que tu banco necesita tus ahorros o tu nómina? ¿Crees de verdad que les estás haciendo un favor a ellos cuando te abres una cuenta bancaria? Tal como están los tipos de interés, a los bancos les importa 3 pepinos que domicilies tu nómina o que dejes tus ahorros en ellos. Por eso mismo los tipos de interés de las cuentas de ahorro de hoy en día están al nivel que están. Los bancos no quieren más dinero en sus cuentas; no necesitan la calderilla que puedas haber ahorrado. Sólo hay un motivo porque el que a los bancos les interesa que sigas con ellos: por los productos que pueden venderte.

Tu cuenta bancaria es la excusa perfecta que tienen los bancos para venderte otros servicios. Líneas de crédito, tarjetas de débito, renta fija, bonos, banca online, fondos de inversión, seguros, hipotecas, domiciliación de recibos, brokers, y un sinfín de servicios más que ponen a tu alcance y que por supuesto no están exentos de coste.

Por supuesto, muchos de estos servicios son necesarios y muy útiles para muchos ciudadanos, pero mucha otras personas compran estos productos simplemente porque depositan una confianza ciega en el chico joven, trajeado y educado que les encarga de explicarle esos productos, porque “al fin y al cabo, ese tipo es banquero y seguro que sabe más que nosotros”. Esto es un error absoluto.

Los bancos fueron creados en su día como un instituciones que trabajarían codo a codo con las empresas, financiarlas y hacer crecer la economía, de forma que la sociedad en su conjunto se viera beneficiada de dicho crecimiento. Hoy en día (por desgracia) la labor de los bancos dista mucho de eso: Se han convertido en una especie de monstruos especuladores que sólo buscan ganar dinero a toda cosa, aportando poco o ningún valor al conjunto total de la sociedad. Los bancos siguen siendo necesarios, pero no tenemos por qué creernos todo lo que nos digan.

Cómo evitar caer en las trampas de los bancos

  • No vayas al banco a pedir consejo. Al banco no le importan tus necesidades sino las suyas propias, por lo que siempre van a ofrecerte un producto de su catálogo. En internet hay muchísima información disponible: Invierte algo de tiempo, fórmate en educación financiera y busca las opciones que más se adapten a ti.
  • No escojas a un banco simplemente “por que es el que has tenido toda la vida”. Hay productos que se quedan anticuados, nuevos productos, nuevos bancos y nuevas formas de hacer las cosas.
  • No tengas todos tus productos financieros en el mismo banco. Es altamente improbable que un mismo banco nos pueda ofrecer todos y cada uno de los productos financieros que mejor se adaptan a nosotros. Sin ir más lejos, yo uso varios bancos e incluso varios brokers de inversión, cada uno de ellos para una cosa distinta. Busca lo que necesitas y contrata la opción que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Compara antes de comprar. ¿Cómo sabes que lo que te ofrece el banco X es lo que mejor se adapta a ti? Busca otros bancos y compara el mismo producto para ver si de verdad estás haciendo una buena compra.
  • Conoce en todo momento qué es lo que estás haciendo y no firmes nada que no entiendas, no comprendas o no sepas como funciona. Una vez más: los bancos están para hacer dinero.

Y vosotros, ¿qué opináis? Quiero fomentar el debate, así que te invito a que dejes tu opinión al respecto: No es ni mejor ni peor que la mía y estaré encantado de leerla :).

Deja un comentario

Tu email nunca será publicado.