Educación financiera, ahorro e inversión para gente corriente

Tu vivienda habitual: ¿es un activo o un pasivo?

181 0

Desde pequeños nos han enseñado que nuestro objetivo debería ser encontrar un buen trabajo -estable y con sueldo alto- para así poder comprarnos una vivienda, porque cuanto antes lo hagamos, antes terminaremos de pagarla. Además, la vivienda siempre sube y por lo tanto es la mejor inversión que puedes hacer. ¿Es realmente así? ¿Es nuestra vivienda una inversión? Pensad en todas aquellas personas que compraron pisos a finales de 2007.

Para responder a la pregunta de si tu vivienda es un pasivo o un activo, recuerda que un activo es todo aquello que te produce flujos de efectivo (que te genera dinero) y un pasivo es todo aquello que “saca” dinero de tus bolsillos (para siempre, nunca podrás recuperar la totalidad de ese dinero). Dicho esto: ¿te genera dinero tu vivienda? No, ¿verdad? Pero recuerda: Los activos también son aquellas cosas que se pueden convertir en dinero (liquidar). ¡Bingo! No, espera: si vendes tu vivienda habitual, ¿dónde vas a vivir?

Por otro lado, la mayoría de viviendas conlleva unos gastos mensuales o anuales, relacionados con mantenimiento (el ascensor hay que revisarlo, la fachada hay que pintarla, ciertas cosas se rompen o hay que reemplazar, etc), y eso sí que supone una salida de dinero de nuestros bolsillos. Y eso por no hablar de la hipoteca que la mayoría de personas que compran una vivienda tienen. Una hipoteca es probablemente el mayor de los pasivos que una persona puede tener.

Dicho esto: ¿crees que tu vivienda es un activo o un pasivo? Realmente tu vivienda sí que es un activo, pero no para ti. Tu vivienda es un activo para el banco que te ha concedido la hipoteca, ya que gracias a ella, tú le tienes que pagar a tu banco una cuota mensual durante muchos años. ¿Y qué pasa si dejas de pagar la hipoteca? Efectivamente: el banco se queda con tu vivienda. Esto explica el motivo por el que los bancos siempre nos han dicho que “tu vivienda es la mejor inversión que puedes hacer”. Pero se les olvidó completar la frase: “tu vivienda es la mejor inversión que puedes hacer, pero por nosotros, los bancos, no por ti”. La realidad es que tu vivienda habitual no es un activo para ti, ya que no te genera dinero, y si te lo generase te quedarías sin ella y por tanto no tendrías dónde vivir. Curioso, ¿verdad?

Si por el contrario tienes una vivienda que alquilas, esta vivienda sí que se podría considerar un activo ya que te genera un flujo de caja mensual a través del alquiler. Incluso aunque tengas una hipoteca asociada a esa vivienda: en algún punto los alquileres deberían pagar la hipoteca y por tanto, eliminar ese pasivo por completo y empezar a generarte ingresos.

Quizás te estarás preguntando: ¿quiere esto decir que no debemos nunca comprar una vivienda para vivir en ella y que deberíamos estar siempre de alquiler? Ni mucho menos. Tampoco tiene sentido vivir de alquiler durante toda la vida. ¿Qué podemos hacer entonces? Dado que la solución es un poco larga, me reservo la respuesta para otro post que publicaré en los próximos días :). Por ahora es suficiente con entender por qué nuestra vivienda habitual en propiedad NO es un activo.

Deja un comentario

Tu email nunca será publicado.